Categorías
SysDiario

De 0 a SysAdmina en 8 meses. Parte I

Después de haber superado mi primera semana de trabajo creo que ya estoy en condiciones de empezar a reflexionar sobre cómo ha sido el camino para llegar hasta aquí. Friendly reminder: así es como ha sido MI experiencia y lo que puedo contar de ella. Se da por hecho que no todo el mundo ha pasado por lo mismo ni de la misma manera.


¿Qué hago yo aquí?

Al mudarme a Sevilla, allá por 2017 poco a poco fui haciendo un círculo de amigos nuevo porque al llegar no conocía a, literalmente, nadie. Resultó que mucha gente de la que me iba encontrando se dedicaba a la informática. La gran mayoría eran programadoras/es y gestor@s de equipo. Mi pareja por otro lado (le conocí al llegar a la ciudad), es administrador de sistemas y el “tema IT” fue calando poco a poco. Al principio yo no entendía absolutamente nada de lo que hablaban durante las cervezas. Nada. Cero. Yo sabía que estaban hablando español, y las frases parecía que tenían coherencia semántica pero yo estaba tal que así:

Cuando se reían yo entendía que alguien había dicho algo muy gracioso sobre Java y me reía también. Capacidad de comprensión 0/100, capacidad de adaptación 100/100.

Poco a poco, y a base de preguntar o quedarme con nombres o conceptos e investigarlos luego, fui empezando a enterarme de las cosas que se hablaban. En casa preguntaba a mi pareja las cosas que iba haciendo él en el trabajo e intentaba entender lo que me explicaba con mucha paciencia.

Al terminarse el verano de 2019 yo estaba en medio de una crisis existencial: había sido deportista profesional, profesora y traductora. La traducción fue el camino “lógico” para alguien que habla tres idiomas de forma casi nativa y por circunstancias de la vida tampoco me plantee nada más allá. Pero llegados a un punto tenía el kimchi muy cansado de tener un trabajo precario y mal pagado, unos clientes maleducados y una labor que se valoraba 0 o menos porque mucha gente piensa que Google translate puede hacer casi lo mismo por ti.

Como he comentado antes, a lo largo de los meses anteriores ya fui poco a poco metiéndome en la informática pero como mera espectadora. Sabía la diferencia entre una programadora y una administradora de sistemas, me sonaban las herramientas que más se usan y tenía en la cabeza más o menos los conceptos generales. Solo en teoría y de forma muy abstracta, repito.

También por el camino me fui enterando de las condiciones laborales que tenía la gente del sector. Lo que les gustaba y lo que no. Qué ventajas tenía trabajar en la informática y qué era imprescindible para poder dedicarte a ello y no tirarte por un balcón.

De esta manera, cuando a finales de septiembre de 2019 decidí lanzarme a la piscina no fue una decisión precipitada. Sí bastante loca, pero no precipitada porque tenía claros mis motivos.


¿Por qué informática?

Cuando decidí dar un giro de 180 grados a mi vida a los 29 años necesitaba estar segura que lo que estaba haciendo era una decisión consciente y no llevada por la desesperación. Iba a cambiarlo todo, meterme en un sitio en el que TODO sería nuevo y donde no tendría experiencia de ningún tipo. No es moco de pavo, amigas. Y lo que no quería era dar tumbos, si decidía lanzarme iba a tener que ser constante y seguir con el plan hasta el final, no rendirme a la primera de cambio. Estamos hablando de un compromiso conmigo misma de unos cuantos años mínimo. Luego dirán de las hipotecas.

Elaboré una lista mental de “por qué saldría ganando metiéndome en este sector en concreto”:

  1. El trabajo en la informática es un trabajo de oficina en su gran mayoría. No vas a cargar sacos de carbón de sol a sol.
  2. Los horarios son más que decentes si los comparamos con otros sectores. En el caso de Sevilla el 100% de las empresas de informática tienen la jornada intensiva de verano (junio, julio y agosto). Un concepto que era impensable para mí en cualquier otro trabajo.
  3. Es un sector en constante movimiento, puedes agobiarte o saturarte, pero nunca aburrirte.
  4. Es un sector con un porcentaje de paro insignificante. (No estoy entrando aquí en la correlación sueldo-experiencia.) Es decir, que mal que bien es muy difícil que estés sin nada de trabajo porque en una situación de necesidad máxima siempre podrás encontrar algo, aunque no sea lo que te merezcas.
  5. Es un sector que (obviando todo lo que aún queda por hacer) está en la vanguardia en lo que a ambiente de trabajo y filosofía de empresa se refiere: cada vez hay más empresas que no tienen código de vestimenta por ejemplo. Parece una tontería pero no lo es.
  6. Es un sector que busca desesperadamente mujeres y gente con iniciativa en general.
  7. Es un sector técnico que te permite entrar en él sin estudios reglados con mayor facilidad. En otros sectores eso es directamente imposible. Por lo tanto puedes “recuperar el tiempo perdido” con mayor rapidez si te incorporas a los 30 por ejemplo, ya que no vas a tener 5 años “bloqueados” por una carrera hasta poder trabajar.
  8. Es un sector en el que algo como el teletrabajo está más a la orden del día que en cualquier otro lado. Seamos realistas, trabajar desde casa es algo a lo que únicamente pueden aspirar l@s freelance y dueñ@s de empresas en otros sectores.
  9. Es un sector que tiene una comunidad y una red de apoyo y consejo como la que no he visto en ningún otro lado: foros, grupos, blogs, RRSS etc están llenos de gente que te echará un cable si necesitas un consejo o simplemente cagarte en los muertos de alguien. Las dinámicas de trabajo se basan en compartir los conocimientos, especialmente en la comunidad del Software Libre.
  10. Es un sector que está en todos lados. Literalmente.
  11. Es un sector en el que tienes muchísimos caminos entre los que elegir. Esto último es una ventaja pero también una dificultad como ya contaré.

¿Qué tenía que tener claro antes de empezar?

Vale. La informática sobre el papel parecía una opción muy interesante. Pero ¿también tendría sus cosas negativas no? Estas fueron las que valoré yo:

  • La informática no es algo a lo que te puedas dedicar (bien) solo en horario de oficina. Es un sector en constante movimiento y evolución. Tiene que gustarte. Tienes que QUERER hacer cosas por tu cuenta en casa. Tienes que disfrutar aprendiendo CONSTANTEMENTE porque vas a tener que ponerte a aprender incluso con 20 años de experiencia. Aquí quien se para, muere.
  • Es un sector que sigue siendo bastante machista. Esto está cambiando poco a poco pero las mujeres seguimos sufriendo una discriminación brutal tanto por parte de algunos compañeros como por parte de las empresas. Al tener unos flujos de trabajo más “modernos”, basados en reuniones etc. es importante no dejar que te avasallen o te callen. Aún así, si eres mujer debes prepararte para tener que demostrar más que la media y tener la piel gruesa para las críticas destructivas.
  • En mi caso, al no tener formación reglada y basarlo todo únicamente en mis ganas y capacidad de aprendizaje por mi cuenta, iba a tener que demostrar que valgo sin un papelito de por medio. Eso iba a requerir iniciativa y un poco de cara. Vamos, que tenía que mover ese culo que el universo me ha dado o sino no me iba a querer contratar nadie.
  • Tenía que estar mentalizada para pasarlo mal a ratos, entrar en una habitación y saber que soy la que menos sabe de tod@s. Aprender a escuchar y a hacer un esfuerzo de no salir corriendo a llorar cuando todo me superase (esto casi pasó en una ocasión de la que ya os hablaré). Una cosa es que la informática fuese una buena opción y otra es que fuese una opción fácil. No lo iba a ser.
  • Esto te tiene que gustar. No vas a llegar a nada si no te gusta de verdad. No vale fingir ni meterte solo porque conviene. Ni lo intentes.
  • Hay que tener muy claro hacia dónde quieres ir, no dispersarte por el camino, porque sino la vorágine del sector acabará consumiéndote.
  • Es más que posible que nadie de tu círculo cercano entienda a lo que te vas a dedicar y en alguna que otra ocasión tampoco te apoyen. Tendrás que buscarte redes de apoyo de gente que sepa darte un consejo porque ya está en el sector.
  • En muchas ocasiones es un sector que trabaja mucho de cara al cliente y con plazos imposibles. También puedes cargarte algo muy gordo con un simple comando así que hay veces que hay que tener nervios de acero. Tienes que saber trabajar bajo presión.
  • A esto le tenemos que sumar el hecho de que por supuesto nada es un camino de rosas, las empresas no son todas maravillosas y también te puede tocar un/a superior profundamente gilipollas o algún/a compañer@ que te haga la vida imposible. Pero eso pasa hasta en las mejores familias. No por eso no hay que tenerlo en cuenta.

VALE. En este punto ya tenía una ligera idea de lo que podía esperarme. Repito: en base a hablar con MUCHA gente del sector, también con muchas mujeres por la parte que me toca. Esto no es algo que puedas sacar de Google.

Lo siguiente que había que hacer era decidir por dónde tirar dentro del sector y qué camino de conocimientos debía trazar para optimizar mi tiempo y poder optar a incorporarme lo antes posible. Así que ¿por qué Administración de Sistemas Linux?

Sobre eso en el próximo post, que ya os he dado suficiente la turra.

13 respuestas a «De 0 a SysAdmina en 8 meses. Parte I»

Pues mira, soy hombre y estoy en la misma tesitura que tu, solo que aún no tengo un trabajo fijo en una empresa, teniendo que ser emprendedor forzoso. La edad no perdona y a partir de los 45 es muy dificil que te cojan. Por ello soy resiliente y freelance. Un saludo y te leo la próxima publicación.

Muchísimo ánimo! por desgracia algunas empresas se siguen guiando por la edad, lo cual me parece totalmente absurdo. De todas formas yo sigo pensando que la informática es un sector en constante movimiento y siempre puede salirte una oportunidad mejor. Para cualquier cosa, ya sabes donde econtrarme!

Yo espero que las cosas estén cambiando cada vez más para mejor. No solo para las mujeres sino también para personas más mayores, sin educación reglada etc…no dejan de ser factores de descriminación muy absurdos. Lo que vale son los conocimientos, las ganas y el deseo de aprender y currar. O es lo que debería valer.

Mucho ánimo y no decaigas, yo me he pegado 18 años trabajando en un oficio que no era mi vocación y aprendiendo informática por las noches… por suerte mi entorno sabia de mis conocimientos por todo lo que tenía funcionando en internet. Gracias a eso me ofrecieron varios trabajos pero ninguno me ofrecía lo que yo quería, por suerte un día el que es mi jefe hoy en día me ofreció un trabajo que era el que yo buscaba… ser yo el que montara los servidores en la empresa, ser yo el que los administrara, montara las webs, las tiendas, seo, adwords y todo lo relacionado con lo digital de la empresa y en casa que no tiene precio. Desde hace 5 años trabajo en lo que me gusta y me entrego como si el negocio fuera mío. En mi caso trabajo de ello por mis conocimientos y no por los títulos. Para muchos ha sido intrusismo laboral y me lo han llegado a decir a la cara alguna vez, para mí creo que me lo he ganado a pulso con mucho esfuerzo y muchas ganas de aprender. Si quieres un consejo…… dale duro a las teclas sin mirar a tu alrededor, nadie puede pararte si tú no quieres 💪💪💪

Me flipa tu historia. Creo que es el ejemplo perfecto de que la pasión por lo que haces y el esfuerzo valen más que cualquier otra cosa. Te sigo muy de cerca en todo lo que haces porque también me parece esencial la labor de enseñar y difundir el conocimiento. Muchísimas gracias por pasarte por aquí. Un honor!

No hay de que Anastasia, hay que luchar por lo que quieres en la vida, el placer viene después … ¿Alguien se imagina que te pasaran los días laborales como un tiro porque has estado dedicando todas las horas que tienes a lo que te gusta o te propones hacer?

Eso mola y mola mucho 😉 Adelante !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *